Respuesta a la crisis de abuso

RESPUESTA HUMILDE Y VIGILANTE A LA CRISIS DE ABUSO EN LA IGLESIA

Nuestra Diócesis y la Iglesia en general han reconocido públicamente las fallas del pasado y se han disculpado personalmente con las víctimas de abuso y sus familias. En junio de 2002, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) instituyó la Carta para la Protección de Niños y Jóvenes en respuesta a la crisis de abuso sexual en la Iglesia y se comprometió a promover la curación y la reconciliación con las víctimas sobrevivientes de abuso sexual, garantizar una respuesta eficaz a las denuncias de abuso sexual de menores, garantizar la rendición de cuentas de sus procedimientos y proteger a los fieles en el futuro . Una firma de auditoría no afiliada encargada de verificar el cumplimiento diocesano de estos mandatos ha considerado que la Diócesis de Orange cumple plenamente con la Carta para la Protección de Niños y Jóvenes todos los años desde su creación en 2003.

La Diócesis de Orange ha dejado en claro su compromiso con la resolución justa de cada reclamo de abuso legítimo. La audaz iniciativa de resolver los casos de abuso del clero de 2003 de manera respetuosa y humilde y de instituir procedimientos estrictos para la protección de niños y jóvenes se ha visto como un modelo para otros. También tomamos la medida sin precedentes de publicar todos los archivos de personal correspondientes relacionados con este acuerdo en mayo de 2005.

En 2002, la diócesis implementó un enfoque integral para garantizar que los niños y adolescentes estén tan seguros como sea posible. La Diócesis de Orange emplea una investigación exhaustiva de antecedentes para todos los adultos que probablemente estén en contacto con niños; ya se han investigado más de 75,000. Este proceso permite la recopilación de una amplia variedad de datos de evaluaciones anteriores, incluidas verificaciones exhaustivas de antecedentes y toma de huellas dactilares, y está diseñado para mejorar las políticas diocesanas ya vigentes.

Desde 2002, todos los clérigos, empleados y voluntarios deben someterse a la Capacitación sobre ambiente seguro. Solo en 2014, la Diócesis capacitó a 244 sacerdotes, 108 diáconos y 67 candidatos, 1,741 maestros y más de 27,550 empleados escolares y voluntarios. Nuestras escuelas y clases de Educación Religiosa en parroquias y centros diocesanos también brindan educación de Ambiente Seguro para niños. Este procedimiento es adecuado a su edad y nivel de comprensión. En 2014, casi 55,000 niños participaron en este programa de concientización de importancia crítica.

Además de estos importantes requisitos de capacitación y evaluación de antecedentes, la Diócesis ha introducido los siguientes procedimientos:

  • La Diócesis coopera con las fuerzas del orden y las agencias correspondientes en la denuncia de incidentes de abuso sexual infantil.
  • Convocó una junta de supervisión independiente para investigar todas y cada una de las denuncias de abuso.
  • Los folletos que describen nuestras políticas están disponibles en los vestíbulos de nuestras iglesias y en las oficinas de nuestras escuelas y educación religiosa.
  • Todos los miembros del clero y todos los empleados han leído y firmado la política diocesana sobre conducta sexual inapropiada.
  • Los seminarios están haciendo un mejor trabajo tanto en la evaluación psicológica como en la educación de los hombres que solicitan la admisión al sacerdocio.
  • Se realizan verificaciones de antecedentes de todos los seminaristas, sacerdotes y religiosos.
  • Todas nuestras escuelas primarias han adoptado el RCL Benzinger, Family Life Series Safety Program y todos los programas parroquiales de educación religiosa han implementado Circle of Grace, un programa de educación sobre seguridad en su plan de estudios. Esto proporciona educación apropiada para la edad de nuestros niños e información para maestros y padres.
  • Todas nuestras escuelas secundarias han desarrollado un plan de estudios de educación sobre seguridad.
  • La Diócesis ofrece capacitación sobre ambiente seguro, Manteniendo a Nuestros Niños y Jóvenes Seguros, para todos los nuevos empleados y voluntarios dos veces al año.
  • Durante más de 10 años, la Diócesis ha tenido una línea de denuncia para cualquier persona que tenga inquietudes sobre actos de abuso sexual infantil.

El obispo Vann y la Diócesis siguen comprometidos a garantizar que los eventos del pasado nunca se repitan y permanecen atentos para proteger a nuestros niños y jóvenes.