Dispensa de la misa dominical Preguntas frecuentes

¿Qué es una “dispensación”?

Es “la relajación de una ley meramente eclesiástica (de la Iglesia) en un caso particular”.

¿Quién prevé el Obispo que posiblemente haga uso de la dispensa de asistir físicamente a la Misa dominical?

  • los mayores de 65 años;
  • aquellos que tienen una condición de salud subyacente;
  • aquellos que realmente temen que puedan contraer el virus; en este caso, “verdaderamente temerosos” se define como aquellos que no han ido a un restaurante o visitado a personas con las que no conviven desde marzo de 2020.
  • aquellos que están enfermos, incluidos aquellos que dieron positivo por coronavirus y aquellos que estuvieron expuestos durante quince minutos consecutivos o más a uno que dio positivo por COVID-19.

¿Qué se espera de un católico que hace uso de la dispensa por un motivo legítimo?

Como el Obispo no tiene potestad para dispensar de una Ley Divina, en este caso, del mandamiento que nos obliga a santificar el Día del Señor, se puede dar por cumplida la Ley Divina si, desde las 16 horas del sábado anterior o del mismo domingo :

  • ve una misa dominical por televisión o por transmisión en vivo (visite www.rcbo.org para obtener una lista completa); o
  • pasa al menos treinta minutos en oración, rezando el Rosario, leyendo las Escrituras o participando en otra actividad piadosa.

¿Hay algo más que deba saber?

  • Sí, se espera que los fieles se adhieran a las expectativas establecidas en el canon 222 §1, es decir, “asistir en las necesidades de la Iglesia”. El apoyo financiero de la parroquia de uno es esencial ya sea que uno asista físicamente a Misa o no.

1 de septiembre de 2020